Reuniones con Comunidades Tsáchilas: los conflictos del agua en su habitar

En septiembre el equipo Contested_Cities Ecuador visitó nuevamente Santo Domingo, pero ahora con el objetivo específico de visitar a las comunidades Tsáchilas ubicadas en la periferia sur de la ciudad: Peripa y Chigüilpe. Como resultado de las visitas, se encontró que las familias se abastecen de agua mediante pozos.

En el caso de Chigüilpe, ellos cuentan con un pozo profundo, en teoría los pozos profundos miden 90 metros. Sin embargo, el que fue construido para esta comunidad apenas mide 26 metros. Adicional, le estructura no es la adecuada, apena tiene medio metro galvanizado, después PVC de 3 pulgadas. Por lo que, no tiene garantías de impermeabilidad.

Adicional al hecho de que el agua que obtienen no es potable; no todas las familias de la comuna acceden a este recurso. Esto se debe a que, tomando en cuenta de que las viviendas en Chigüilpe son bastante dispersas, sumado a que el reservorio no tiene la corriente de agua necesaria, no existe la potencia y alcance suficiente para cubrir a todos los habitantes de la comuna, quienes acuden a la compra de bidones, dadas las malas condiciones del río.

A diferencia de Chigüilpe, Peripa no cuenta con un reservorio de agua para la comunidad global, por lo que cada familia tiene un pozo de uso individual. Los pozos se encuentran junto a las viviendas, son de escaza altura (se puede observar el fondo), no tienen los requerimientos técnicos para ser impermeable, tienen humedad (crece vegetación en su interior), es tapado por una estructura de zinc.

Las historias de vida de los moradores de ambas comunas, indican que adicional al problema de acceso a agua potable en el sector, está la contaminación de los ríos. Los Tsáchilas de Peripa y Chigüilpe indican que la contaminación agroindustrial, de las lubricadoras aledañas y de la ciudad en general (por la falta de tratamiento del agua) ha generado la destrucción de sus ríos. Pero ¿qué significa para ellos esta pérdida? Significa un cambio en su habitar. Para los Tsáchilas los ríos son espacios ancestrales, en donde realizaban sus actividades cotidianas como la pesca, el baño, el lavado etc. Hoy en día, ya no lo pueden hacer. Las personas que toman agua se enferman del estómago, las que se meten al río tienen enfermedades de la piel, los peces han muerto producto de la contaminación, y los olores del río son tan desagradables que afecta al habitar y a la explotación turística.  Al final de este trabajo de campo, los Tsáchilas solicitaron mayor atención y acción en sus tierras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s