Taller de Cuerpo-Territorio con Ciudad Bicentenario

Relato del trabajo realizado junto a las mujeres de organizaciones afroecuatorianas del barrio Ciudad Bicentenario de Quito:

La primera parte del taller, estuvo destinada a la identificación de las actividades y lugares relevantes de las mujeres en sus hogares, de tal forma que pudiésemos establecer los roles de género que están cumpliendo las mujeres en las viviendas y su relación con el espacio.

Es así que se establecieron las siguientes actividades:

  • Leer y escribir
  • Revisar el celular
  • Dormir
  • Bañarse
  • Hacer cuentas
  • Cocinar

El significado que las mujeres atribuyen a estas actividades se estableció a través de la construcción de grupos y la asignación del grupo de un nombre para sí mismo. Siendo que los grupos se establecieron:

  • Las del buen sabor
  • Las escritoras
  • Las relajadas

Mostrando la multiplicidad de sentidos que las mujeres asignan a sus tareas cotidianas en el habitar cotidiano de sus hogares.

Una vez establecida su relación con el espacio más íntimo, avanzamos a la escala barrial mediante la identificación de lugares relevantes. Podemos observar que los lugares relevantes para las mujeres se identifican así por distintas funciones, la primera la función de socialización, fundamentalmente destaca el papel de la manzana como entorno inmediato, junto con lugares como la tienda, y la verdulería; la segunda, la ocupación del espacio público para la recreación y el cuidado de los hijos, (parque y casa comunal). Otro, es sin duda el político, identificable en la mención reiterada del parqueadero como lugar de reunión.

El parqueadero como espacio de reunión para el tratamiento de los temas de la manzana, como espacio de vivienda colectiva, se establece como lugar de conflicto y las mujeres lo relacionan con sus pies y su estómago, es notorio la identificación de los conflictos con los pies. Los principales conflictos se establecen por el racismo y el sexismo que suceden en el espacio.

Sin embargo, el parqueadero es también el espacio para la resistencia, siendo que, como mujeres organizadas, manifiestan su intención de disputar los sentidos de la manzana y apostar a formas de convivencia más amenas. Ninguna de las mujeres identificó como lugar de resistencia sus propios hogares, o lugares vinculados con las tareas cotidianas, siendo que estos se ubicaban en sus cuerpos en relación a los órganos vitales: en la cabeza, el corazón o el estómago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s